martes, 25 de octubre de 2011

A MI ÁNGEL DE LA GUARDA

La lluvia impregnó de vida mi alma,
dejando un halo fresco a su paso,
revivió y sacudió mi triste mundo
dormido en brazos del fracaso.


Lentamente la claridad se hizo lugar

abarcando primorosa hasta el ocaso
mientras, tenues luces resurgían
bordando de colores el espacio.


Tomé de la cola al arco iris
aprovechando su fugaz abrazo
me elevé con él y me dejé llevar…
te vi escalar también, del otro lado.


Siente, Ángel mío, mi alma de poesía

hacerse música en tus brazos
haciendo del encuentro un homenaje,
mi dulce Ángel de la guarda,
que siempre estás aquí a mi lado...



3 comentarios:

Marinel dijo...

Me gustan los ángeles, me gustan porque tienen alas y son capaces de volar.
Aunque las hay quien las tiene sin tenerlas y también vuela en su compañía.
Como tú,con tu poesía.
Besos hermosa.

SANTIAGO LIBERAL dijo...

me encantan los arco iris, y me gustó tu poema.
Un placer leerte y saludarte

Dubby24 dijo...

Qué hermoso!! la poesía, la foto. Todo bello.
Te dejo un beso enorme y deseo que tengas muy buena vida!!