miércoles, 14 de septiembre de 2016

APENAS

Si tienes libres unos minutos, te diré
algo muy simple, algo muy breve.
Solo una cosa quisiera. Una, ¿sí?
O... tal vez, no sea una solamente...
podrían ser dos, o tres... o cinco... o diez
y así y todo, no dejaría de ser solo un número
que podría abarcar apenas
una porción de mi deseo.

Si tienes libres unos minutos, te diré que...
asaltaste mis sueños,
te alojaste en mi mente, en mi pecho y en mi cuerpo,
te convertiste en el apetito que me acosa
desde y hacia todos los frentes.

No pediré mucho. Apenas pido tu boca,
apenas pido tus manos y toda tu piel.
Y deseo tenerte a mi lado para que me descubras
como el hada de tu mundo
adherida a tu sudor, abrazando tus misterios
e impregnándonos de miel.

Tan solo quiero amarte todas las horas
sin mirar qué minuto marca el reloj.
Mirarnos a los ojos y desnudar nuestras almas
con la indescriptible sensación de dejarnos llevar
más allá de todo
más allá del mundo
más allá de los dos.

Entonces, has visto que tanto no pido...
Una sonrisa, un abrazo, un suspiro,
un destello, una caricia, un momento, 
un despertar a la magia, un amanecer.
Y también una canción: la tuya,
a pura emoción. 
Apenas... solo eso.