sábado, 23 de noviembre de 2013

"Todas, absolutamente todas las células de su cuerpo se habían contagiado con el virus más poderoso e irracional que podía existir sobre la faz de la Tierra. Y la nube donde había trepado navegaba oronda y sonriente, reproduciendo en cada palmo recorrido los efectos de aquella embriaguez, hasta que no quedó ninguna zona sin contaminar en todo su ser. Se había enamorado completamente, de norte a sur y de este a oeste..."



(fragmento de un texto inconcluso)