jueves, 18 de noviembre de 2010

PANES DE AMOR

Hace calor, y acá estoy, con mis manos pegoteadas, llenas de masa, cocinando para vos. Junto con los ingredientes puse mucho amor, una copita de pasión y una bocanada de deseo.

Amaso lentamente pero con vigor, sintiendo cómo sube el mercurio del termómetro de pared, limpiando cada tanto mis manos en el delantal que me regalaste para una ocasión como ésta.

Mis manos retuercen la masa, la extienden, la enrollan… se forma una mezcla homogénea que desprende un vaho de delicioso encuentro. ¡Ya casi está lista!



Le doy forma a los panecillos, los espolvoreo con semillas de sésamo y los llevo al horno. Después de un rato veo desde el visor de vidrio cómo crecen y se vuelven dorados, gimiendo bulliciosos dentro de la chapa caliente.

Iba a ducharme, pero justo llegás… Espiás los panes y con un guiño cómplice me susurrás: “Ahora amasaré yo para vos”.

Se acabaron los ingredientes… no hay más harina, ni sal, ni pimienta…”, te digo con inocencia y un poco de culpabilidad.

Tengo los mejores ingredientes, Rebecca, en tu propio cuerpo…


En fin, hoy pude comprobar que vos sos mejor cocinero que yo, sin ninguna duda, mi amor… ;)


8 comentarios:

Adrisol dijo...

hermoso,patri!!!
besosssssssss

moderato_Dos_josef dijo...

precioso Patri.
Un beso y un abrazo!

Ara dijo...

Mi querida Patri; tanto tiempo sin visitarte y sin saber de tí, corazón¡¡¡
Vienes cocinando la mejor receta de Amor y sobre todo saboreando que por encima de esa receta, hay un hombre cocinero que supera los panes de amor.
Nada mejor que la entrega sincera y llena de sentimiento, para cocinar el mejor de los platos...
Patri me encantó..
Muchos besos,
ara

SUSURU dijo...

qué rico!!! un saludo para este finde largo con poema:

Yo no lo sé de cierto
Yo no lo sé de cierto, pero supongo
que una mujer y un hombre
algún día se quieren,
se van quedando solos poco a poco,
algo en su corazón les dice que están solos,
solos sobre la tierra se penetran,
se van matando el uno al otro.

Todo se hace en silencio. Como
se hace la luz dentro del ojo.
El amor une cuerpos.
En silencio se van llenando el uno al otro.

Cualquier día despiertan, sobre brazos;
piensan entonces que lo saben todo.
Se ven desnudos y lo saben todo.

(Yo no lo sé de cierto. Lo supongo)

Jaime Sabines

A.L.Zarapico(hydro) dijo...

Bonito el nombre de Rebecca...
Por cierto...(y es un halago) vaya pedazo de acento argentino!!!

Silvia García dijo...

Pregunto: este final tiene que ver con algo que nos está pasando???
Ojaláaaaaaaaaaaaa!!!
Un abrazo
Silvia

Patricia dijo...

Graciassss, Adry, Josef!
Abrazos y besos :)


Ara, qué lindo que hayas venido a visitarme nuevamente!
Mi escrito se trata de una fantasía que me gustaría se haga realidad algún día.
Besitos :)


Gracias por la poesía, Susu!
Abrazos de finde largo :)

Patricia dijo...

Hydro querido, me hiciste sonreír! gracias mil, guapo!


No, Silvia... es una fantasía que tengo. Quién sabe si algún día... jajaja.
Abrazos, amiga :)